Evaluación

La evaluación de los residentes es una tarea imprescindible para garantizar que se han asumido los conocimientos y las habilidades propias de la especialidad, para corregir eventuales carencias y desviaciones durante el proceso y, también, como un elemento motivador del aprendizaje.

En este sentido, conviene distinguir la evaluación del proceso, entendiendo como tal la evaluación continuada del aprendizaje, de la evaluación del producto, es decir, la evaluación final al completar un programa formativo concreto.

La evaluación del proceso tiene una vertiente sobre todo formativa y de corrección de los déficits detectados durante el aprendizaje. Por eso, se efectua una evaluación después de cada rotación, que valora de manera continuada los conocimientos y habilidades (70%) y las actitudes (30%), a cargo de la persona colaboradora docente o responsable de la rotación, así como una evaluación anual que también valora las rotaciones y las actividades complementarias que haya podido desarrollar el residente (congresos, publicaciones, etc.), efectuada por el tutor o tutora personal.

Los tutores personales hacen la evaluación final en claustro de evaluación.

Por otro lado, el residente tiene varias herramientas para poder expresar el grado de satisfacción con las rotaciones mediante una encuesta de valoración al final de cada rotación. Asimismo, tiene también la posibilidad de evaluar de forma confidencial la capacidad e interés de los tutores y de cada unidad o servicio por los que haya rotado.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2023 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad