Cirugía reparadora urogenital

El área genital masculina y femenina son unas zonas anatómicamente complejas para realizar su reconstrucción. Debemos tener en cuenta no sólo los aspectos estéticos y estructurales de cada órgano sino también su funcionalidad.

Por este motivo el enfoque adecuado para tratar las alteraciones de esta zona corporal debe realizarse de una forma multidisciplinaria. El servicio de cirugía plástica, reconstructiva y estética trabaja con una estrecha colaboración con la Fundación Puigvert para conseguir los mejores resultados en este tipo de reconstrucciones.

Así pues, podemos paliar las secuelas de los cánceres genitales, los traumatismos perineales, los alteraciones congénitas y del desarrollo genital así como los cambios morfológicos que precisan las disforias de género.

Para los expertos en este tipo de operaciones, el abordaje de la cirugía de reconstrucción genitourinaria con un equipo multidisciplinar supone mejoras considerables en los resultados funcionales.

Los casos de fístula urinaria o la falta de recuperación funcional de la erección se pueden evitar si la intervención se realiza con un equipo multidisciplinar integrado por urólogos, andrólogos, cirujanos plásticos, endocrinólogos y psicólogos.

La falta de volumen o de sensibilidad son otras de las limitaciones que pueden sufrir los pacientes si no son tratados con un equipo multidisciplinario.

Las nuevas técnicas de microcirugía permiten reconstruir, por ejemplo, el pene a partir de tejidos que se extraen del brazo o de la pierna del paciente.

Este tipo de reconstrucciones pueden venir propiciadas por accidentes, enfermedades congénitas o por operaciones de cambio de sexo.

La ausencia congénita de pene o tener un micropene pueden causar traumas psicológicos importantes. En los adultos, esa ausencia suele ser consecuencia de un cáncer de pene o de sus inmediaciones que exigen la amputación total.

La faloplastia

La faloplastia es la reconstrucción estética del pene y los testículos utilizando piel y grasa del antebrazo del paciente.

Al nuevo órgano se le dota de un conducto uretral completo, dos nervios sensitivos, una arteria y dos venas. Esos conductos se unen posteriormente a la arteral femoral, la vena safena y los nervios que surgen de los testículos y las vesículas seminales.

En el antebrazo se procede a la realización del nuevo pene y una vez realizada la reconstrucción se cortan la vena y arteria con el nervio sensitivo para transferirlas a la zona genital donde se procede a una conexión a las venas y arterias femorales de la ingle para su revascularización. Mediante técnicas microquirúrgicas complejas se procede a la finalización de la reconstrucción con la conexión de las terminales nerviosas.

El receptor consigue consigue recuperar la sensibilidad y la capacidad reproductora, aunque no es posible alcanzar una erección. Será después cuando se proceda a la implantación de una prótesis hidráulica que le permitirá al paciente recuperar la capacidad de erección.

La vaginoplastia

A pesar de los controles ginecológicos, el cáncer de vulva y vagina siguen estando presentes en nuestro entorno. Las cirugías oncológicas de resección de estos tumores muchas veces conlleva la amputación de la zona genital femenina precisando de una reconstrucción vulvoperineal o vaginal.

La vaginoplastia permite reconstruir quirúrgicamente los músculos de la cara posterior de la vagina que incluso en los últimos años ha visto crecer el número de intervenciones de mujeres para mejorar la estética de esta parte del cuerpo.

Las mujeres deciden someterse a este tipo de cirugía para recuperar la tonicidad de los músculos vaginales provocada por el envejecimiento o el procedimiento destinado a reconstruir o cambiar el aspecto de la vagina.

Esta operación aporta un beneficio emocional a la paciente, que se siente más segura de si misma y recupera autoestima, eliminando así las irregularidades de esta parte del cuerpo.

Las nuevas técnicas de reconstrucción microquirúrgicas devuelven el tamaño y la simetría ideal que permiten una vida sexual en plenitud y más sana. La cirugía plástica permite hoy en día conseguir paliar las secuelas de este tipo de cirugía obteniendo la normalización morfológica y funcional de esta zona anatómica.

La vaginoplastia permite una mayor fricción durante las relaciones sexuales. Este procedimiento puede realizarse con anestesia local y no requiere hospitalizción de la paciente.

© 2006 - 2019 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad