Laserterapia

¿Qué es un láser?

El término láser deriva del concepto de "amplificación de la luz por emisión de radiación estimulada" (en inglés: Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation). Diversos gases, como el dióxido de carbono, líquidos o sólidos son capaces de emitir fotones (una partícula de luz) cuando son estimulados con una corriente de alto voltaje. Un fotón puede estimular otra molécula y provocar la emisión de otro fotón idéntico, es decir con la misma longitud de onda (amplificación). Los aparatos láser producen un haz intenso de fotones de idéntica longitud de onda. Un sistema de espejos se encarga de hacer que todos los fotones salgan del aparato en la misma dirección.

La longitud de onda de emisión determina su absorción y penetración en los tejidos, eso también se ve determinado por las características del tejido diana, un tejido puede dispersar o absorber completamente o parcial la energía a diferentes longitud de onda. El tejido que absorba la energía la acumulará transformándola en calor, que dependiendo del tiempo que se mantenga acabará produciendo la destrucción del tejido. Para tratar la patología de un tejido determinado habrá que escoger la longitud de onda del láser selectivamente absorbida por éste.

¿Cómo actúa un aparato láser?

El objetivo de los tratamientos con láser es limitar la lesión inducida a las localizaciones seleccionadas, que pueden ser los vasos sanguíneos o las células pigmentadas, de manera que el daño en los tejidos adyacentes sea mínimo.

Tipo de láser

Hay diferentes tipos de láseres:

  • Los LÁSERES VASCULARES, dónde la diana es la hemoglobina y sirven para tratar lesiones vasculares como los angiomas.
  • Los LÁSERES DE LESIONES PIGMENTADAS, dónde la diana es la melanina o el pigmento de los tatuajes y sirven para tratar lesiones como los lentígens solares o los tatuajes o destruir el pelo para conseguir la depilación.
  • Los LÁSERES ABLATIVOS, dónde la diana es el agua y por lo tanto todos los tejidos, sirven para conseguir una destrucción del tejido sin afectar estructuras adyacentes.

¿Qué tipos de láser disponemos?

En nuestro servicio disponemos de un láser de dióxido de carbono (Láser de CO2), que se incluye dentro del grupo de láseres ablativos, éstos son muy útiles en dermatología porque son una alternativa a la cirugía, ya que permiten hacer incisiones controladas y vaporizar o destruir tejidos. La ventaja del láser es que el daño producido se localiza en el tejido patológico, evitando el daño de la piel sana, y eso se consigue mediante el control de la medida del haz de luz, el tiempo de impacto y la profundidad.

El láser de dióxido de carbono sirve para tratar lesiones como: las queratosis seborreicas, los nevus epidérmicos, lesiones premalignas como las queratosis actínicas, tumores cutáneos como el epitelioma basocelular, condilomas y verrugas, queilitis, leucoplasias, tatuajes, xantelasmes, queloides y otros.

Los tratamientos con láser tienen inconvenientes, son dolorosos y por lo tanto se hace necesario el uso de anestesia local para poder realizar la técnica de forma adecuada y pueden dejar cicatrices si no se realiza de forma adecuada y por personal especializado.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2022 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad