Cáncer cutáneo

Introducción

En el cáncer cutánieo se encuentran células malignas que se originan a partir de las diferentes células de la piel, principalmente los queratinócitos (carcinoma basocelular, carcinoma escatoso) y los melanócitos (melanoma). Los cánceres cutáneos crecen de forma incontrolada, con mayor o menor velocidad. Algunos de estos tumores pueden dar lugar a metástasis. Es recomendable consultar un dermatólogo cuando usted se observe la aparición de una herida, una mancha o una protuberancia en la piel que no se cura espontáneamente en semanas. El cáncer de piel es más frecuente en gente de piel y/u ojos claros (rubios, pelirrojos), en aquellos que han tomado mucho el sol (por motivos laborales o de recreo) o quienes se han quemado con el sol de forma recurrente. También son más frecuentes en personas que tienen las defensas inmunitarias disminuidas (por ejemplo: pacientes que reciben fármacos inmunosupresores tras un transplante renal).

Carcinoma basocelular

Es el tumor maligno más frecuente de la piel. Suele aparecer en zonas que han sido expuestas al sol. Este tumor no da lugar a metástasis pero puede ser especialmente peligroso si crece cerca de orificios como la nariz, los ojos y las orejas. Este tumor tiene una incidencia en nuestro medio de 71 nuevos casos por cada 100.000 habitantes/año.

¿Cómo se manifiesta?

Suele presentarse como una lesión de crecimiento lento (en meses) blanca, nacarada, brillante, con capilares en el interior y que con frecuencia sangra de forma casi espontánea.

Carcinoma escatoso

Es el segundo cáncer de piel en frecuencia con una incidencia en nuestro entorno de 20 casos por cada 100.000 habitantes/año. Este tumor puede dar lugar a metástasis a los ganglios linfáticos.

¿Cómo se manifiesta?

Suele presentarse como una protuberancia de color rosado, rojizo y de crecimiento bastante rápido (en semanas) en áreas expuestas al sol, que no cura espontáneamente y que se puede ulcerar (aparición de llaga).

Queratosis actínicas

Son lesiones premalignas que pueden convertirse en carcinomas escatosos y que aparecen en zonas que han recibido mucha radiación solar.

¿Cómo se manifiestan?

Se manifiestan como lesiones rasposas y escatosas, a menudo múltiples.

Melanoma

(ver apartado sobre Melanoma maligno)

Otros tipos de cáncer de piel

Hay otros muchos tipos de tumores de piel, más infrecuentes que los anteriores, como los linfomas cutáneos, el sarcoma de Kaposi, el dermatofibrosarcoma protuberans, etc.

¿Cómo se trata el cáncer de piel?

La mayoría de tumores cutáneos se curan con intervenciones muy sencillas y rápidas. Es interesante no demorar mucho los tratamientos en los tumores con más riesgo de dar lugar a metástasis, como el carcinoma escatoso y el melanoma. Este riesgo aumenta cuando más grande es su medida.

  1. Cirugía: extirpación del cáncer cutáneo (normalmente bajo anestesia local).
  2. Crioterapia: aplicación de nitrógeno líquido en esprais, para conseguir la congelación de tumores benignos o malignos superficiales.
  3. Tratamientos tópicos: son cremas que contienen sustancias (5-Fluorouracil, imiquimod) que pueden curar formas superficiales de tumores cutáneos.
  4. Terapia fotodinámica: consiste en aplicar una crema (ALA o metil-aminolevulinado) que da lugar a la captación de una sustancia fotosensibilitzante de forma selectiva por parte de algunos tumores malignos, que posteriormente son irradiados con una luz que provoca una quemadura de los mismos.
  5. Láser: se utilitza un haz de luz para eliminar el tumor cutáneo.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2021 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad