Tengo psoriasis. ¿Qué debo saber de mi enfermedad?

¿Porqué me ha aparecido?

La causa de la psoriasis es desconocida. Sabemos que es una enfermedad que viene determinada, en parte, por una predisposición genética. También existen diferentes factores ambientales que pueden desencadenar la aparición de la psoriasis en estas personas predispuestas, como son algunas infecciones (amigdalitis), el estrés emocional, ciertos medicamentos, los traumatismos, etc.

¿Es contagiosa?

No. La psoriasis no es una infección por lo que no se contagia.

¿La puedo transmitir a mis hijos?

Como que la psoriasis es una enfermedad en la que a menudo participan ciertos factores genéticos, existen familias con más predisposición a desarrollarla. De todos modos, no se puede saber del cierto, ni calcular el riesgo de tener un hijo con psoriasis.

¿Todas las psoriasis son iguales?

No, la psoriasis se puede presentar de diferentes modos, incluso en un mismo individuo. Generalmente, aparecen unas placas rojizas con descamación blanca más o menos gruesa, de medida muy diversa. Aunque las localizaciones más frecuentes son los codos, las rodillas y el cuero cabelludo, puede aparecer en cualquier lugar del cuerpo, incluyendo las uñas, las palmas y plantas, los pliegues o los genitales. Ocasionalmente, la psoriasis puede presentar pústulas (granos de pus no infectados) sobre las placas rojizas. La extensión también es muy variable entre pacientes, siendo localizada y leve en la mayoría (70%), y menos frecuentemente moderada (20%) o muy extensa (10%).

Existe una forma de la psoriasis denominada "en gotas" o psoriasis guttata, que se caracteriza por la aparición de pequeñas placas principalmente por el tronco y extremidades, habitualmente en gente joven después de una amigdalitis. A menudo puede ser la forma de inicio de la enfermedad.

Alrededor de un 10% de las psoriasis cutáneas pueden presentar síntomas articulares (dolor, inflamación de las articulaciones [dedos, muñecas, codos, etc.]) Estos síntomas pueden aparecer antes de la psoriasis cutánea o, incluso en algunos casos, ser la única manifestación de la enfermedad.

¿Es grave, la psoriasis?

La psoriasi cutánea es una enfermedad benigna que no comporta riesgo vital. A veces puede picar y más raramente causar dolor. Lo más importante es que acostumbra a afectar la calidad de vida de los pacientes, especialmente en las fomas más visibles y/o extensas, pudiendo ocasionar un impacto psicológico a veces importante.

¿Se cura?

La psoriasis es una enfermedad habitualmente de curso crónico. Cada paciente sigue su propio curso, que es completamente imprevisible. Existen pacientes que tienen una psoriasis crónica estable, con pocos cambios de extensión e intensidad, mientras que otros presenten una psoriasis inestable, con una afectación constante a la que se le suman brotes agudos de intensidad variable.  

¿El sol, mejora la psoriasis?

El sol tiene un efecto antiinflamatorio, así que generalmente mejora la psoriasis y en ocasiones, la puede llegar a hacer desaparecer. Aún así, existe un grupo pequeño de gente con psoriasis al que no le va bien y, contrariamente, le puede empeorar. El sol se tiene que tomar de forma moderada evitando quemarse, ya que la quemada solar puede desencadenar, también, la aparición de psoriasis sobre la zona afectada.

¿Cuál es el mejor tratamiento para mi?

Existen múltiples tratamientos para la psoriasis, tanto tópicos como sistémicos. Según el paciente, el tipo de psoriasis, la localización y la extensión, el dermatólogo escogerá el tratamiento más adecuado para cada uno.

Es necesario tener en cuenta que los tratamientos para la psoriasis hacen desaparecer las placas de psoriasis pero no curan definitivamente la enfermedad. Esto significa que en aquellos casos de psoriasis de evolución crónica, al dejar el tratamiento, muy probablemente, al cabo de un tiempo variable, la psoriasis volverá a desarrolarse.

Imprimir

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2021 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad