Cirugía del tercer molar, cordal o muela de juicio

La muela del juicio, también denominado cordal, es el tercer molar y nace aproximadamente entre los 16 y los 20 años a pesar de que puede aparecer antes o no aparecer nunca.

A lo largo de la evolución, el hueso de la mandíbula y el maxilar superior se han ido reduciendo, provocando paulatinamente la reducción del número de dientes de la misma. Debido a esto, en muchos casos no hay espacio suficiente para el desarrollo adecuado de este cordal.

Cuando esto pasa, el nacimiento y crecimiento de la muela del juicio en un espacio inferior del que requiere provoca diferentes síntomas o patologías asociadas como:

  • dolor agudo o inflamación debido al crecimiento en un espacio inferior del necesario;
  • infecciones o caries debido a una higiene deficiente,
  • deformaciones o desplazamientos de la corona dental y
  • malposición de las piezas dentales.
  • En ocasiones, la malposición de la muela del juicio se asocia a la formación de un quiste de erupción o quiste folicular.

Cirugía de la muela del juicio

En la mayoría de casos, la solución de estos problemas es la extracción de la pieza y el quiste asociado. Este procedimiento no está libre de complicaciones y la persona más cualificada para llevarlo a cabo es el cirujano maxilofacial, porque es el profesional capaz de resolver in situ los problemas que puedan ocurrir. La extracción puede realizarse a edades tempranas para evitar los síntomas cuando se certifica que podrán dar problemas.

La extracción de la muela del juicio es una intervención mediante la cual el cirujano maxilofacial extirpa el tercer molar de la mandíbula y/o maxilar superior. Esta cirugía se realiza para paliar o evitar que la erupción de este molar pueda provocar infecciones, dolor agudo, aparición de quiste o el desplazamiento y consecuente malformación de la corona dental. Esto sucede cuando la muela crece a pesar de no disponer del espacio necesario para hacerlo.

Cirugía de extracción

Es una intervención que dura entre 10 minutos y media hora y la realiza un cirujano oral y maxilofacial. La intervención es indolora y generalmente es suficiente con usar anestesia local. La intervención también puede realizarse con anestesia local y sedación endovenosa. Si la muela todavía no ha aparecido en la boca, el cirujano realiza una pequeña incisión en la encía y la extrae. Según el grado de formación de las raíces del cordal, el cirujano determinará la necesidad de tener que recortar el hueso circundante. Posteriormente, se cierran los puntos que se han de mantener una semana.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2022 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad