Noticias

27 de septiembre de 2018 - Notas de prensa

El Hospital del Mar crea la primera unidad de Cardio-oncología de Cataluña

El Hospital del Mar crea la primera unidad de Cardio-oncología de Cataluña

Día Mundial del Corazón, 29 de septiembre

Los diversos tratamientos que reciben estos pacientes pueden tener efectos sobre el músculo cardíaco y provocar problemas a largo plazo. La detección precoz de los factores de riesgo permite ajustar el tratamiento o buscar una alternativa eficaz y sin efectos cardiovasculares. Profesionales de los servicios de Cardiología, Oncología Médica, Oncología Radioterápica, Hematología y enfermería especializada colaboran en la prevención del riesgo cardiovascular en pacientes oncológicos.

El Hospital del Mar es el primer centro catalán en poner en marcha una Unidad Funcional de Cardio-oncología para hacer el seguimiento de los pacientes oncológicos con riesgo cardiovascular. La nueva unidad, en marcha desde hace casi dos años, está formada por profesionales de los servicios de Cardiología (la Dra. Laia Belarte y la Dra. Mireia Ble), Oncología Médica (la Dra. Sònia Servitja y la Dra. Tamara Martos), Oncología Radioterápica (la Dra. Palmira Foro y el Dr. Xavier Sanz), Hematología (el Dr. Antonio Salar y la Dra. Eva Gimeno) y un equipo de enfermería especializada. Sus objetivos fundamentales son el control de los factores de riesgo cardiovasculares, detectar el daño cardíaco secundario de forma precoz e iniciar el tratamiento cardíaco para conseguir que el corazón se recupere del posible daño recibido por los tratamientos utilizados contra el cáncer. En este sentido, el Dr. Salar, jefe de sección de Hematología, explica que la unidad nace "ya que ante el crecimiento del número de pacientes con linfoma candidatos a recibir tratamiento potencialmente curativo y al incremento de su supervivencia, se detectó la necesidad de establecer una relación más dinámica y fluida entre los hematólogos y los cardiólogos para un manejo más personalizado de estos pacientes", una relación que también se ha extendido a Oncología Médica y a Oncología Radioterápica.

Unitat_cardio_oncologia

Algunos de los miembros de la Unidad de Cardio-oncología

En este sentido, los problemas cardiovasculares en este tipo de enfermos han crecido con el incremento del índice de supervivencia logrado en la lucha contra el cáncer. Según apunta la Dra. Laia Belarte, adjunta del Servicio de Cardiología, "la supervivencia se ha incrementado y ya vemos pacientes supervivientes que tienen enfermedades graves de alta mortalidad, igual a la de la enfermedad oncológica". Hasta hace pocos años, no se trabajaba en su prevención y los tratamientos solo se centraban en intentar alargar la supervivencia de estas personas ante el cáncer y se entendían los efectos cardiovasculares como inevitables. Ahora ha quedado demostrado que actuar de forma precoz permite evitarlos sin afectar la eficacia del tratamiento oncológico. Esta actuación se ha visto recientemente reforzada por un estudio internacional liderado por el Hospital Universitario de Bellvitge y el Hospital Johns Hopkins de Baltimore, en los Estados Unidos.

Tratamientos con una alta toxicidad cardíaca

Algunos de los tratamientos que se utilizan contra el cáncer pueden tener efectos adversos sobre el corazón. Es el caso de la radioterapia en el cáncer de mama, que cuando se tiene que aplicar en la mama izquierda puede afectar al tejido cardíaco, el de uno de los fármacos utilizados como base de tratamiento en pacientes con linfoma y cáncer de mama precoz, las antraciclinas, o el trastuzumab, una terapia dirigida en el cáncer de mama Her2 positivo que tiene como efecto secundario la cardiotoxicidad.

En estos casos, la Dra. Belarte destaca que "un buen protocolo de actuación y prevención permite mejorar el pronóstico de los pacientes, permitiendo aplicar el tratamiento completo en dosis óptimas". Por este motivo, todos los pacientes que tienen que recibir un tratamiento cardiotóxico, así como las enfermas con neoplasia de mama, se derivan a la Unidad de Cardio-oncología para realizar pruebas diagnósticas destinadas a detectar problemas cardíacos de base.

En este sentido, la creación de la unidad ha permitido habilitar un circuito rápido para derivar a los enfermos oncológicos con sospecha de riesgo cardiovascular y que se les realicen las pruebas que permiten hacer un diagnóstico precoz. Esto permite mantener las dosis de los tratamientos oncológicos, minimizando los riesgos de provocar efectos adversos. La Dra. Sònia Servitja y la Dra. Tamara Martos, del Servicio de Oncología Médica, aseguran que "la colaboración y la valoración multidisciplinaria de estos pacientes ha mejorado indudablemente la calidad asistencial que ofrecemos a nuestros pacientes. Permite mantener o indicar tratamientos onco-específicos en pacientes con riesgo de presentar cardiotoxicidad, así como la prevención de toxicidades a largo plazo".  A la vez, el Dr. Antonio Salar y la Dra. Eva Gimeno, de Hematología, destacan que "estamos trabajando para identificar biomarcadores que nos permitan identificar de forma precoz a los pacientes con más riesgo de toxicidad cardíaca por antraciclinas. Nuestra intención es realizar un seguimiento individual según el riesgo y podernos anticipar con medidas tanto de reducción de factores de riesgo cardiovascular como farmacológicas antes que se haya producido una lesión irreversible".

En el caso de la radioterapia, se trabaja para reducir la dosis de radiación, efectuando las sesiones utilizando la técnica llamada de inspiración profunda, que minimiza la dosis que llega al músculo cardíaco. El Dr. Xavier Sanz, adjunto del Servicio de Oncología Radioterápica, resalta que así "se adapta la dosis de radiación para proteger los tejidos sanos y optimizar el tratamiento". A la vez, la radioterapia intraoperatoria, que se aplica en el Hospital del Mar desde el pasado mes de junio, también permite reducir la exposición de las pacientes con cáncer de mama.

Se calcula que entre un 3 y un 20% de los enfermos que reciben terapia oncológica pueden desarrollar problemas cardíacos. En los menos de dos años de trabajo de la unidad ya se han derivado a cardiología a un centenar de pacientes oncológicos con sospecha de posible patología cardíaca de base, casos en los cuales se ha podido adaptar el tratamiento para evitar afectaciones al corazón.

Enlaces relacionados

© 2006 - 2019 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad