Noticias

22 de febrero de 2013 - Notas de prensa

La personalización en el cáncer de mama empieza ya por su diagnóstico precoz

La personalización en el cáncer de mama empieza ya por su diagnóstico precoz

XVI Jornada sobre el Cáncer de Mama: La personalización en el cáncer de mama

La medicina personalizada en el cáncer es un concepto que ya empieza a estar difundido por todas partes. En los últimos años, la investigación a nivel molecular en cáncer ha permitido afinar en los diagnósticos de algunos tumores, estableciendo en ellos nuevas diferenciaciones que han posibilitado tratamientos específicos dirigidos a la parte más vulnerable de la célula neoplásica. En cáncer de mama, existe uno de los paradigmas de esta personalización. Hablar de cáncer de mama, hoy, sin concretar qué tipo de tumor de mama se sufre, no da la información que el especialista necesita para determinar cuál será el tratamiento más adecuado. Actualmente, existen tratamientos diferenciados en base a esta "personalización" diagnóstica (tratamientos hormonales, quimioterapia, tratamientos anti-HER2, etc).

El próximo viernes día 22 de febrero se organiza la XVI edición de la Jornada sobre el Cáncer de Mama que tratará de personalización en el tratamiento pero también en un sentido más amplio. El tratamiento del cáncer de mama, de una manera, ya está personalizado. Personalizado en cuanto a la elección terapéutica, porqué cada paciente tendrá su tratamiento adaptado, que el médico determinará, para cada caso concreto y juntamente con la paciente. Personalización en el tratamiento, sí, pero ¿y el diagnóstico? La primera de las mesas redondas de la Jornada intentará dar respuesta a esta cuestión proponiendo ampliar el zoom y tratando la personalización también en el diagnóstico y el diagnóstico precoz.

¿Hay que personalizar el proceso diagnóstico en cáncer de mama?

Una vez existe la sospecha y los profesionales comienzan a aplicar las diferentes técnicas para llegar a un diagnóstico, ello ya implica personalización, de un modo u otro. Pero, ¿y el cribado poblacional? ¿Cómo se pueden incorporar parámetros para personalizar en algo que precisamente es poblacional, es decir, en algo que se dirige de manera masiva a toda una población? Lo mismo ocurre con las pruebas de imagen y la medicina nuclear, dado que ambas tienen un papel crítico en el proceso diagnóstico. Pero, ¿se utilizan de manera personalizada? ¿Es la mamografía la mejor herramienta para todas las mujeres? Más allá de la mamografía digital, ¿cómo se están adaptando y mejorando las otras técnicas de diagnóstico por la imagen, cómo las ecografías, las resonancias magnéticas, en el diagnóstico del cáncer de mama? ¿Habrá que personalizar su uso?

En Europa, hay un amplio consenso tanto en lo referente a la periodicidad como al grupo de edad para la intervención: mamografía cada dos años, entre los 50 y los 69 años. Pero, ¿hay que replantear los diseños actuales? Esta primera mesa redonda se orientará a tratar cómo habrá que incorporar esta personalización en el cribado. La Dra. Solveig Hofvind, responsable del programa de cribado de cáncer de mama de Noruega, aportará su experiencia en programas de cribado. ¿Habría que partir de una primera entrevista o visita para valorar los factores de riesgo de cada mujer y en base a ello decidir el programa de cribado más adecuado? "La edad, la historia familiar o las propias características físicas de la mujer podrían servir para incorporar variables distintas de seguimiento en los programas de cribado", explica el Dr. Francesc Macià, epidemiólogo del Hospital de Mar y uno de los coordinadores de la Jornada. “La supervivencia de las mujeres con cáncer de mama está mejorando y hay una reducción de la mortalidad anual de un 2,5%. La supervivencia a los 5 años es de un 85% en la población general y del 95%, si el diagnóstico se hace gracias al cribado", sigue el Dr. Macià. Aunque el diagnóstico precoz es una de las claves para el tratamiento y curación del cáncer de mama, existen diferentes controversias en cuanto a la recomendación de la edad inicial de cribado. El 25% de los tumores de mama afectan a mujeres entre los 40 y 50 años pero "No está demostrado que por debajo de los 50 años el cribaje sea realmente eficaz", explica el Dr. Xavier Castells, jefe del Servicio de Epidemiología del Hospital del Mar. De hecho, el estudio RAFP coordinado por el mismo Dr. Castells, y basado en la información de 1.600.000 mujeres de España, ya recoge los "efectos adversos del cribado en mujeres jóvenes". "Quizás incorporar parámetros de personalización en estos programas de cribado resolvería esta controversia y podría buscar la manera de incorporar determinadas pruebas diagnósticas en algunos grupos de mujeres más jóvenes o espaciar las mamografías en mujeres sin factores de riesgo, por ejemplo", explica el Dr. Castells. "En cierto modo, muchas de estas prácticas ya se hacen, pero no, como parte integral del diseño propio de los programas de cribado".

¿Cómo personalizar el tratamiento del cáncer de mama?

Ahondar en el conocimiento de las características moleculares y genéticas de los tumores malignos de mama ha permitido hacer una aproximación más personalizada del tratamiento. Pero esta mesa redonda va un poco más allá e incorpora la perspectiva quirúrgica de la personalización, por ejemplo, con la cirugía oncoplástica. “A la hora de tratar el cáncer de mama, el objetivo de mejorar la supervivencia no nos debe hacer olvidar la finalidad de mejorarla con una calidad de vida óptima. Esto significa cuidar y minimizar las secuelas estéticas de esta patología, de la cirugía, del linfedema, la radioterapia, o las repercusiones personales, laborales o psico-sociales de la enfermedad", explica la Dra. Mar Vernet, ginecóloga y coordinadora adjunta de la Unidad de Patología Mamaria del Hospital del Mar. Hay que tener cuidado, por ejemplo, con el deseo que la paciente pueda tener de formar una familia, en el futuro. El Hospital del Mar ya hace casi cuatro años que es el centro catalán de titularidad pública que más experiencia acumula en vitrificación de ovocitos de mujeres con cáncer que tienen que hacer tratamientos agresivos. Todo esto también se incorpora a este concepto de personalización pues, cada vez más, hay que cuidar a las mujeres con cáncer de mama, desde una visión muy integral. En este sentido, el papel que aportan los equipos de enfermería y las gestoras de casos de las Unidades Funcionales de Cáncer de mama es fundamental y también tendrá su espacio en la Jornada.

Una visión de 360 º: de la Unidad de Patología Mamaria a la investigación

El Hospital del Mar fue uno de los primeros centros de Cataluña que creó una Unidad que abarca desde el diagnóstico precoz -con el programa más consolidado y con más años de registro- hasta la reconstrucción mamaria después de una cirugía por cáncer. La Unidad comprende todas las especialidades implicadas en el diagnóstico, el tratamiento quirúrgico y oncológico, rehabilitación, enfermería gestora de casos y una importante línea de investigación en cáncer. Esta investigación, pionera en campos como el cáncer triple negativo tiene el objetivo de identificar nuevas dianas terapéuticas y biomarcadores sensibles a la quimioterapia y, también, la detección de marcadores de respuesta, para optimizar los tratamientos desde el inicio y evitar tratamientos ineficaces con múltiples efectos secundarios, avanzando cada día más hacia los tratamientos a la carta que conlleva una medicina personalizada de alta calidad técnica y humana.

Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama: Jornada de referencia y el registro más antiguo y consolidado del país

La Detección Precoz del Cáncer de Mama se basa en el hecho de que es más ventajoso actuar en los estadios preclínicos de esta enfermedad que cuando ya está clínicamente establecida. Desde que en 1995, el Hospital del Mar puso en marcha un programa de detección precoz de cáncer de mama, se han hecho más de 250.000 mamografías, que han permitido la detección precoz de más de 1.125 casos de cáncer de mama. Este sólido programa de detección precoz, el más antiguo existente y que, este año, registra ya 17 años de historia, ha permitido hacer un estudio evolutivo del cáncer de mama y obtener datos concretos sobre todos los tipos y subtipos de tumores detectados gracias al cribado poblacional. Durante dieciséis años, la Jornada Anual del Cáncer de Mama ha servido para el encuentro de más de 2.000 profesionales especialistas en diferentes ámbitos de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la evaluación del cáncer de mama y se ha caracterizado por dar la respuesta que se necesita, en la actualidad, a la enfermedad. Al mismo tiempo, esta jornada siempre ha ido un paso por delante en lo que posiblemente preocupará en breve a las pacientes como la eficacia del cribado por debajo de los 49 años, los posibles efectos adversos de la detección precoz, la posibilidad de tener hijos después de sufrir un cáncer gracias a la vitrificación de óvulos o el seguimiento a las mujeres supervivientes de cáncer de mama, afortunadamente, cada día más numerosas.
 

Enllaços relacionats

© 2006 - 2019 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad