Inmunofluorescencia directa

¿Cuándo se necesita?

La inmunofluorescencia directa se utiliza para diagnosticar enfermedades de tipo autoinmunitario, es decir, aquéllas en las cuales las defensas pierden el control y atacan algún órgano de nuestro propio organismo. En nuestro caso, es de gran utilidad para el diagnóstico de enfermedades de piel y mucosas, como el lupus eritematoso, enfermedades ampulares autoinmunitarias (pémfigos, pemfigoides, etc.) y vasculitis (inflamaciones de los vasos sanguíneos).

¿En qué consiste?

Esta técnica se realiza después la obtención de una biopsia de piel o mucosas (por ejemplo, de la boca, la conjuntiva del ojo ...).
Una vez hecha podremos observar si un enfermo tiene anticuerpos que atacan su piel. En caso de que el paciente tenga estos anticuerpos, veremos un depósito fluorescente típico, como el que se muestra en la siguiente fotografía.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2022 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad