Urticaria

Definición

La urticaria constituye un grupo heterogéneo de enfermedades que cursan con una lesión elemental común, el habón (también denominada haba). El habón consiste en una área edematosa central, de medida variable, rodeada casi siempre de una zona rojiza periférica, y se caracterizan por aparecer de forma rápida. Estas lesiones pueden mesurar desde pocos milímetros a varios centímetros de diámetro y pueden afectar áreas muy extensas de la piel. La urticaria ocasiona una intensa prurito y es por definición "evanescente", es decir que dura menos de 24 horas. Se conoce como angioedema, una variante profunda de urticaria que se caracteriza por un abultamiento (edema) intenso que afecta la parte más profunda de la piel. Es más doloroso que pruriginoso, afecta a menudo las mucosas y suele resolverse de forma espontánea.

¿Por qué se produce la urticaria?

Se produce por la liberación de una sustancia, la histamina, producida por unas células denominadas mastócitos. La histamina, fuera de los vasos sanguíneos, da lugar al edema, abultamiento y picor característicos de la urticaria. La inducción de la urticaria (por degranulación de los mastócitos) puede ser debida a agentes muy diversos, que se comentarán a continuación.

Classificación de la urticaria

I. Según la evolución:

  • Urticaria aguda: La aparició de lesions es prolonga menos de 6 semanas.
  • Urticaria crónica: aparecen lesiones durante más de 6 semanas. Afecta al 0.5-1% de los individuos a lo largo de la vida.
  • Intermitente.

II. Según la causa:

  • Urticaria inmunológica: Está mediada per inmunoglobulinas (Ig E) que se unen al mastócito, induyendo la degranulación de histamina.
    • Por medicamentos: antibióticos (penicilina, estreptomicina, sulfamidas), entre otros.
    • Por alimentos: nueces, pescado, huevos, chocolate, cereales, etc.
    • Por infecciones: virus, bacterias, parásitos.
    • Por picaduras de insecto.
    • Urticaria autoinmune: representa el 30-50% de las urticáries cróniques y puede estar asociada con otras enfermedades autoinmunes com la tiroiditis. Puede ser difícil de tratar y se diagnostica con pruebas específicas(test del serumen autólogo) en centros de referencia.
  • No inmunológicas:
    • Por medicamentos: penicilina, tetraciclina, codeína, aspirina, antiinflamatoris no esteroides, antidepresivos (citalopram), antihipertensivos como los IECAs (pueden dar angioedema y compromiso de las vías respiratories).
    • Alimentos: fresas, clara de huevo, mariscos, colorantes.
    • Urticaria física: en algunos pacientes la urticaria se puede desencadenar por frotamiento (dermografismo), presión, vibración, cambios de temperatura (urticaria colinérgica), por el frío, por contacto con el agua (urticaria aquagénica), por exposición solar (urticaria solar).
    • Enfermedades inmunológicas: paraproteinemias.
    • Edema angioneurótico familiar: el angioedema se puede presentar en diferentes individuos de la misma familia. En estos casos es necesario hacer siempre unas pruebas de sangre para diagnosticar esta enfermedad hereditaria, que tiene un tratamiento especial.
  • Formas especiales:
    • Urticaria vasculitis: Se encuentra inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis) y puede relacionarse con  enfermedades autoinmunes como el lupus o con infecciones por virus de hepatitis B o C. En este tipo de urticaria el habón suele durar más de 24 h y dejan señal durante unos días, a diferencia de la urticaria “convencional”.
  • Idiopáticas: En la mayoría de casos no hay una causa concreta que desencadene la urticaria.

¿Como se llega al diagnóstico de urticaria?

El diagnóstico de la urticaria es principalmente clínico, siendo el habón el signo guía. En muy contadas ocasiones se debe practicar una biopsia(cuando se sospecha una urticaria vasculitis).

¿Es necesario que se hagan análisis para conocer la causa de las urticarias?

El más importante es intentar establecer una causa a partir de la historia clínica: toma de nuevos fármacos, alimentos (la urticaria por alimentos aparece prácticamente siempre en la siguiente hora tras la ingesta), exposición al frío, ejercicio, etc.

En caso de que se detecte un posible origen, en algunos casos podrán realizarse pruebas por confirmar la causalidad: existen pruebas a la sangre (test de RAST) por confirmar algunas alergias a medicamentos, picadas de insecto, alimentos, etc.; también pueden realizarse pruebas a la piel con algunas sustancias sospechosas de producir urticaria (estas pruebas se denominan prick test).

En urticarias crónicas a menudo se practica unos análisis generales con determinación de hormonas tiroidales, anticuerpos antitiroidales, estudio de hepatitis, entre otras. En ocasiones se hace un estudio en excrementos o en sangre para descartar infección por parásitos que pueden dar lugar a urticaria.

Resumiendo, las siguientes pruebas pueden ayudar, en casos seleccionados, al diagnóstico etiológico de las urticarias:
Analítica general.

  1. Función tiroidal. Anticuperpos antitiroidales.
  2. Parásitos en excrementos.
  3. Pruebas específicas en sangre de alérgenos: RAST.
  4. Prick test.
  5. Prueba del sérum autólogo.
  6. Biopsia cutánea (excepcional).
  7. Estudio del complemento: angioedema familiar, enfermedades autoinmunes.
  8. Serologías de infecciones por virus de hepatitis B y C.

Complicaciones

En ocasiones, la urticaria puede evolucionar hacia un anafilaxis, situación de gran gravedad, en qué se pueden obstruir las vías respiratorias y llegar a comprometer la vida del paciente. Es muy importante que acuda inmediatamente a un servicio de urgencias médicas si presenta algún de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar y/o cambios en la voz; ronquera.
  • Inflamación de la lengua o la cara.
  • Sibilancias (“silbidos” al respirar).

Tratamiento

Es fundamental evitar las sustancias que provocan la urticaria, si estas causas son conocidas. En urticarias agudas se recomienda no tomar alimentos ni fármacos que puedan empeorar la urticaria: aspirina y derivados, codeína y mórficos, colorantes, conservantes, frutos secos, bebidas fermentadas (cerveza y vino), quesos fermentados (los quesos curados), productos de charcutería, mariscos, conservas, tomate, fresas, plátanos, piña y manzanas, pescado congelado, alimentos precocinados.

El tratamiento principal de la urticaria son los antihistamínicos (hay que dan somnolencia –primera generación- y que no –segunda generación). En casos graves, extensos, y en angioedemas es necesario añadir corticoesteroides sistémicos (orales o intramusculares). Si se compromete la vía aérea hace falta administrar adrenalina subcutánea.

© 2006 - 2020 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad