Melanoma maligno

¿Qué es el melanoma maligno?

El melanoma maligno (MM) es el tumor maligno derivado de los melanócitos, las células que producen pigmento (melanina) a la piel. Es un tumor que habitualmente se desarrolla en la piel, aunque también pueden aparecer en las mucosas y en otras localizaciones. El MM se observa predominantemente en individuos adultos jóvenes; en las mujeres, más frecuentemente en las extremidades, y en los hombres al tronco, cabeza y cuello, aunque puede aparecer en cualquier localización cutánea.

¿Cuando se debe sospechar un melanoma maligno?

Delante una lesión pigmentada ("peca") que sea:

  • A: Asimétrica (forma irregular)
  • B: (B) Bordes irregulares
  • C: Coloración irregular
  • D: Diámetro (medida) > 6 mm.
  • E: Evolución (Crecimiento en poco tiempo)

Esto se conoce como la regla del ABCD.

A veces, los detalles de la lesión pueden observarse de forma más precisa mediante la ayuda de un aparato que aumenta el detalle de la lesión.

¿Cómo se diagnostica un melanoma maligno?

La sospecha diagnóstica de melanoma maligno es fundamentalmente clínica. Ante una lesión pigmentaria con las características clínicas sospechosas (regla ABCD), es necesario practicar una biopsia o una extirpación de la lesión. El estudio histopatológico permitirá establecer un diagnóstico definitivo. El patólogo no sólo informa del diagnóstico de melanoma sino que también mide su profundidad (en milímetros), puesto que el pronóstico y la actitud posterior pueden depender de este dato.

Me han diagnosticado un melanoma maligno. ¿Qué exploraciones han de practicarme?

Depende de las características del melanoma y de su profundidad. En melanomas muy superficiales (melanoma in situ o melanomas de menos de 0,9 mm de profundidad) únicamente se realizan exploraciones complementarias de screening general. A los melanomas más profundos suele estudiarse la situación de los ganglios linfáticos regionales mediante el estudio del ganglio centinela. 

En  algunas personas con muchas lesionas pigmentadas que puedan ser sospechosas o de riesgo se les puede aconsejar la realización de estudios periódicos de dermatoscopia digital.

¿Hay diferentes tipos de melanoma maligno?

Sí, hay subtipos que incluyen diferentes variantes: Melanoma de extensión superficial, Melanoma nodular, Melanoma sobre lentígeno maligno, Melanoma lentiginoso acral (palmares/plantares y unguiales).

¿Se cura el melanoma maligno?

Sí. Sobretodo aquellos que no se han extendido más allá de la localización cutánea inicial tienen alto índice de curabilidad.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del MM localizado es la escissión quirúrgica con márgenes de seguridad.

Si se demuestra afectación de los ganglios linfáticos (mediante el estudio del ganglio centinela cuando no son clínicamente palpables) habitualmente se practica una linfadenectomía regional.

Puede incrementarse ligeramente la supervivencia en aquellos casos en qué está indicado el tratamiento adyuvante o complementario con interferón.

La enfermedad adelantada (metástasis en órganos y vísceras) responde mal a los tratamientos con quimioterapia.

¿Puede prevenirse el desarrollo de un melanoma maligno?

La prevención primaria, es decir, aquella actitud a desarrollar para evitar la aparición de un MM incluye fundamentalmente evitar una excesiva irradiación ultravioleta tanto solar como artificial (rayos UVA), sobretodo evitar las quemaduras solares. Es muy importante evitar esta irradiación durante la infancia.

La prevención secundaria consiste en realizar un diagnóstico precoz. Por esto, es recomendable que las personas que tengan "pecas" que hayan hecho alguna clase de cambio, tengan alguna peca que sea completamente diferente del resto o cumplan la denominada regla ABCD pidan consulta al médico. Esto es más importante todavía si hay otros casos de melanoma en la familia.

¿Qué pronóstico tiene el melanoma?

El pronóstico viene dado por aspectos clínicos, localización anatómica y, sobretodo, por factores histológicos. Así, son importantes la valoración del grueso, el nivel de invasión, el índice mitótico, la infiltración linfoide del tumor y la ulceración. La estadificación (estudio de extensión de la enfermedad) se fundamenta en la detección de una posible afectación linfàtica regional o en la presencia de metástasis a distancia. En definitiva, el melanoma es altamente curable cuando está localizado en la piel. Cuando el melanoma se extiende a los ganglios o desarrolla metástasis a distancia de la piel empeora mucho el pronóstico.



© 2006 - 2020 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad