¿Cómo hidratar la piel?

¿Qué se entiende por piel seca?

La piel seca o cherosi es un trastorno cutáneo de alta prevalencia en la población general que se caracteriza clínicamente por una piel áspera, descamativa y que puede dar lugar a prurito (picor) de intensidad variable. De hecho, consiste en la modificación de la estructura del estrato córneo (la capa más externa de la epidermis), debido a una alteración de la barrera lipídica de la piel, de su contenido en agua o por un defecto en la división y diferenciación de las células de la epidermis (queratinocitos).

La piel seca es un fenómeno muy habitual en la población general. Algunas enfermedades de la piel como la dermatitis atópica cursan con este síntoma, aunque puede presentarse a menudo o de forma ocasional en individuos sin ninguna enfermedad de base. El tratamiento de la piel seca tendría que ir dirigido a conseguir mejorar el contenido de agua de la piel mediante la recomposición de los lípidos fisiológicos de la epidermis y la aportación de sustancias que faciliten una correcta fisiología i diferenciación de la epidermis.

¿Cuales son las características de una piel seca?

La piel seca normalmente es de tacto áspero, de color mate y tiene unas finas escamas que, si bien pueden ser imperceptibles, muchas veces quedan depositadas en la ropa. El prurito es un síntoma frecuente de este tipo de piel. Constituye un fenómeno normal en individuos de edad avanzada, y es especialmente intensa en las extremidades inferioros (piernas). El prurito puede ser de intensidad variable y puede induir a un rascado persistente.

¿Qué pasa cuando se tiene la piel seca?

La parte más superficial de la piel está formada por células que se renuevan aproximadamente cada 28 días. Si hay un recambio acelerdo (por ejemplo, cada 8 días) o bien la capa de células muertas es retenida en la parte superficial de la piel (por un defecto en las grasas y proteinas que la forman), ocasiona que la piel adopte un aspecto de piel seca diferente de su aspecto normal.

Cuando la piel pierde su estado habitual de hidratación, se altera la función de la barrera cutánea. Esta función barrera reside en el estrato córneo y su pérdida da lugar a una desprotección de la piel, tanto mecánica como microbiológica, condicionando un riesgo aumentado de infecciones.

¿Los cambios ambientales modifican las características de hidratación de la piel?

A menudo hay factores ambientales que facilitan que aumente la sequedad de la piel. Durante el invierno acostumbra a aumentar y es cuando aparecen síntomas. El viento, el frío y sobretodo la baja humedad del ambiente doméstico, secundario en muchas ocasiones a la calefacción, agravan la sequedad de la piel. Es necesario aconsejar que la humedad ambiental no sea inferior al 30%.

Un lavado excesivo de las manos con sustancias que desengrase la piel  (detergentes o  sustancias que retienen agua -como el polvo, la tierra o el papel-) puede ayudar a que se reduzca el contenido de agua de la piel y que ésta adopte un aspecto seco. Cuanto más se moja la piel, por un efecto de evaporación del agua, más se seca. Algunas enfermedades genéticas en las que hay un defecto en la composición de los lípidos de la capa córnea (como por ejemplo, las ictiosis) y otras adquiridas (dermatitis atópica) se asocian de forma constante a una piel seca.

¿Cómo se trata la piel seca?

Con la aplicación de sustancias hidratantes o emolientes. Hay un gran abanico de “cremas hidratantes”, un grupo de sustancias habitualmente grasientas que contienen vaselina, lanolina, glicerina, etc. y que facilitan que la piel retenga su contenido habitual de agua. De hecho, estas sustancias no aportan agua a la piel, sino que evitan que ésta se evapore y se pierda.

A menudo, a estos preparados grasientes se les añaden algunos elementos que aumentan todavía más la capacidad de retención de agua como la urea, el ácido láctico, propilenglicol, etc. Las formulaciones con urea hasta un 10% ayudan a retener agua. No obstante, a veces su aplicación puede causar pruritos por lo que no se aconseja la aplicación de cremas con concentraciones de urea superiores a un 5% en la cara o en la edad infantil.

¿Cual es la mejor hidratación?

No existe un emoliente ideal. La constancia en su aplicación es el mejor tratamiento. Será necesario aplicar estos preparados inmediatamente después del baño. Utilizar jabones muy suaves, sin capacidad irritante. Para hidratar el cuerpo, acostumbran a utilitzarse lociones hidratantes y para la cara, cremas.

Existen millones de cremas y lociones hidratantes en el mercado. Hay de muy sofisticadas, activas y muy seguras que basan su composición en lo que se encuentra normalmente en una piel normal. Son preparados ricos en grasas como el colesterol, ceramidas y ácidos grasientos libres,  propios de la parte más externa de la piel. A menudo les añaden también otros componentes como el factor humectante natural y derivados, que hacen los preparados cómodos y agradables de aplicar y cosméticamente aceptables.

¿Si se tiene la piel seca, es bueno bañarse a menudo?

El bañarse no es bueno ni malo para una correcta hidratación. El baño, si no va seguido de la aplicación inmediata de sustancias emolientes, puede ocasionar un aumentoe de la sequedad. Pero, si después del baño, se aplican sustancias emolientes de manera inmediata en todo el cuerpo, conseguiremos un efecto beneficioso y aumentaremos la hidratación cutánea.

¿Existe alguna relación entre beber agua y la hidratación de la piel?

No existe una relación directa entre la cantidad de agua que se bebe y el estado de hidratación de la piel. En individuos sanos que siguen una dieta regular y equilibrada, una aportación externa de agua es irrelevante respecto al estado de hidratación cutánea. Si hay una situación de deshidratación general, la piel adoptará un aspecto seco.

¿Qué otras medidas son necesarias adoptar?

Es necesario tener cuidado diario de la piel, evitando todos aquellos factores que favorezcan la sequedad. Si se tiene una piel seca, se tienen que utilizar jabones suaves y aplicar de forma casi constante una sustancia emoliente (si es posible no perfumada) especialmente en piernas y brazos. Tiene que ser una maniobra agradable y evitar preparados incómodos o que dejen la piel demasido pegajosa. Las sustancias muy grasientas suelen utilitzarse exclusivamente en individuos con alguna patología cutánea de base (ictiosis).

Imprimir

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2021 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad