Dermatoscopia

¿Qué es?

La dermatoscopia es una técnica no invasiva que mejora el diagnóstico clínico de las lesiones cutáneas, especialmente las pigmentadas. Permite identificar estructuras de la piel que son invisibles al ojo. Ha demostrado aumentar la precisión diagnóstica del melanoma en profesionales entrenados.

Es una técnica sencilla, rápida y barata que consiste en una lupa de 10 a 30 aumentos con una fuente de iluminación. Para evitar la dispersión de la luz en contacto con la capa córnea, los dispositivos pueden utilizar una luz polarizada, o bien una luz convencional pero aplicando aceite de inmersión sobre la piel y contactando directamente la lente en la superficie cutánea.

Cuando el dispositivo de dermatoscopia se acopla a un sistema informático permite el control digital de lesiones pigmentadas, la llamada microscopia de epiluminiscencia digitalizada. Este procedimiento permite hacer un seguimiento periódico preciso de lesiones pigmentadas en pacientes de alto riesgo de desarrollar melanoma.

¿Cuándo se utiliza?

La dermatoscopia es una técnica de interés creciente por todos los dermatólogos dado su bajo coste y la información relevante que permite obtener.

Tiene una utilidad demostrada en el estudio de los tumores cutáneos, especialmente los pigmentados. Se tendría que utilizar siempre ante una lesión de estas características, ya que facilita el diagnóstico diferencial de estas lesiones y mejora la precisión diagnóstica del melanoma.

Los pacientes con alto riesgo de desarrollar melanoma, como son aquellos con múltiples nevus displásicos, los que tienen antecedentes familiares o personales de melanoma, o los portadores de mutaciones con riesgo de desarrollar melanoma, tendrían que ser controlados con sistemas de microscopia de epiluminiscencia digitalizada, para garantizar el diagnóstico precoz de este tumor.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2022 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad