Tratamientos biológicos para la psoriasis

¿Qué son?

Los tratamientos biológicos son un tipo de medicamentos sistémicos, creados mediante técnicas de biología molecular, y que se parecen a proteínas humanas, concretamente a las inmunoglobulinas o anticuerpos. Este grupo de medicamentos actúan específicamente bloqueando diferentes moléculas que intervienen en la inflamación. Según su mecanismo de acción se subdividen en inhibidores de la molécula inflamatoria del TNF-a (fármacos antiTNF-a: etanercept, adalimumab y infliximab) y los inhibidores de la activación de los linfocitos T (efalizumab).

¿Cuándo se utilizan?

Los tratamientos biológicos están indicados en las formas graves de psoriasis. Según las guías de consenso europeas, son unos medicamentos de segunda elección, y hace falta que los pacientes no hayan respondido al menos a dos tratamientos sistémicos clásicos (fototerapia, metotrexado, ciclosporina, acitretina), o bien hace falta que no se los haya podido pautar porque tienen alguna contraindicación, han presentado algún efecto secundario o han sobrepasado la dosis acumulada aconsejada.

¿Cómo se administran?

Dependiendo del fármaco, se administra mediante una inyección subcutánea (efalizumab, etanercept y adalimumab) o bien por vía endovenosa, es decir, directamente por vena (infliximab). En el caso de la administración subcutánea, el paciente suele administrarse la medicación él mismo en casa, mientras que en el caso del tratamiento endovenoso se requiere que el paciente pase unas horas en el hospital para su administración.

Efectos secundarios

Los fármacos biológicos son unos medicamentos bien tolerados con una experiencia acumulada de más de 10 años. Tienen como principal efecto secundario las molestias en el lugar del pinchazo y, en el caso del efalizumab, un posible cuadro de dolor de cabeza y sensación de fiebre después de los primeros pinchazos. Dado que tienen un efecto inmunosupresor, existe un riesgo potencial que aparezcan efectos derivados de tener las defensas bajas. Algunos pacientes han desarrollado infecciones leves como un resfriado común, pero en algún caso han aparecido infecciones graves, como neumonía, tuberculosis u otros. Dado que las defensas tienen un papel importante en la lucha contra los tumores, se está controlando su potencial desarrollo, aunque hasta ahora no se ha demostrado que estos fármacos aumenten la frecuencia (en comparació con la gente no tratada). ?Raramente pueden aparecer alteraciones analíticas, trastornos neurológicos, insuficiencia cardiaca y procesos autoinmunes y erupciones cutáneas.

Por todo eso, los fármacos biológicos están contraindicados en infecciones activas (incluyendo tuberculosis, el virus del VIH y la hepatitis VHC o VHB), en pacientes que han pasado un cáncer o un linfoma y en el embarazo. En el caso de los tratamientos antiTNF-a, también estarían contraindicados los antecedentes personales o familiares de esclerosis múltiple, la insuficiencia cardiaca moderada-grave y los procesos autoinmunes.

¿Hay que hacer algún estudio adicional para recibir este tratamiento?

Antes del tratamiento se tienen que hacer una serie de exploraciones: una analítica completa que incluya serologías de infecciones víricas (VIH, VHB y VHC), análisis de orina, la prueba de la tuberculina y una radiografía de tórax. En mujeres, se tiene que realizar un test de embarazo.

Durante el tratamiento, se realizarán análisis de sangre y de orina periódicas.

Precauciones

  • No se tienen que administrar vacunas vivas.
  • Cualquier acontecimiento médico intercurrente que aparezca (infección, erupción cutánea, sensación de ahogo, hinchazón de los pies ...) hay que comentarlo al médico.
  • En mujeres, hay que utilizar un método anticonceptivo eficaz para no quedarse embarazada.
  • Ante cualquier duda o si necesita alguna información adicional, hay que consultar a su médico.

Compromiso social

  • Compromiso social
Entidad colaboradora

© 2006 - 2022 Parc de Salut Mar · Avíso Legal y Privacidad de datos | Política de Cookies | Accesibilidad